jueves, 26 de febrero de 2015

Minisueño 9, minisueño 10, desvaríos y otras reflexiones...

Hola a todos!
Tenía pendientes dos entradas y al retrasarlas tanto llegué a pensar en no escribirlas, pero no era justo para mi propósito del 2014 de cumplir unos minisueños, cuando más convencida de la buena elección que fue animarme a la propuesta de Tania, y por ello aquí estoy.
¿Por qué he tardado tanto? ¿no los cumplí? ¿mereció la pena? ¿por qué contarlo hoy? Hoy ha sido como un día cualquiera, me he levantado (bueno me he despertado y he remoloneado un montón antes de hacerlo), y después de vestirme, recoger y desayunar he salido por la puerta directa al trabajo. En el camino me he encontrado con un compañero y hablando de todo un poco, me contaba lo cansado que estaba y cómo el trabajo afectaba a su estado de ánimo y me ha dicho: 'bueno, como a todos ¿no?' y en ese momento he sido consciente de la sonrisa con la he cruzado la puerta del trabajo. Hoy no iba a ser un día cualquiera. Por muchos problemas que surgieran, por muchos temas con poco plazo para ser resueltos, por muchas dificultades que aparecieran hoy me sentía con fuerzas para comerme el mundo. Mientras pasaban las horas me he dado cuenta de que hoy era el día de hacer esta entrada, cerrar mi compromiso con mis minisueños y otro más importante hacer un compromiso conmigo misma sin límite de caducidad.

Respecto a mis minisueños, para el mes de noviembre -minisueño 9- me compré utensilios e ingredientes para una afición, que si ya venía de antes, gracias a los minisueños conseguí darme un empujoncín para aprender y seguir avanzando (por si alguien no lo sabe puede consultar mi minisueño 1, mi minisueño 3 y mi minisueño 7). Pude cambiar mi batidora, me hice con unos cuantos moldes, alguna boquilla de manga pastelera, algún que otro topping y a cocinar!!

Por otro lado mi minisueño 10, se me hacía más complicado. Podría decirse que no lo conseguí, pero no porque no quisiera sino porque no era el momento. Así que al revés que en los otros meses, el minisueño 10 no iba a ser un capricho o algo a conseguir en un plazo de 30 días (31 para el mes de diciembre). Decidí disfrutar del mes, afrontar de los retos y quebraderos de cabeza que aparecieron, valorar lo que el 2014 había traído y se había llevado, darme cuenta de mis propias cabezonerías (y lo más difícil de todo, asumir cuando uno se equivoca y decidir qué hacer para evitar que vuelva ocurrir). Qué hice pues, en resumidas cuentas VIVIR!! No contenta con eso, acabé sintiéndome la persona más afortunada (aunque suene a topicazo) por lo feliz que me hacía la gente de mi alrededor, los míos.
Mi minisueño se transformó así de conseguir una pequeña meta en una reflexión de dónde estaba, de dónde quería estar y de cómo lo tenía que hacer para llegar allí. Tanto minisueño, no sólo hizo sacarme alguna que otra espinita, sino que me ha servido para salir de la burbuja rutinaria en la que llevo mucho tiempo metida. Me di cuenta que llevaba demasiado tiempo empleando la frase: 'cuando tenga tiempo haré...', 'cuando acabe esto podré hacer esto otro', 'después de este día voy a....'. Era prácticamente una forma de vida, vivir planificando cosas para las que nunca llegaría su momento. Preparaba cosas para luego no llegar a cumplirlas o completarlas. Aunque todas estas reflexiones me vienen acompañando desde el mes de abril (después de cumplir mi primer minisueño), he decidido que el 2015 no va a ser un año más, que es el año de desaprender ciertos hábitos y aprender otros mejores, será el momento de salir de mi área de confort y de mi zona de aprendizaje para ir más allá.

Para ilustrar mejor ese optimismo y esa motivación que me ha de acompañar desde ahora os enseño un cartel que hice el domingo pasado para una amiga que, al igual que el resto de los mortales, ha pasado por momentos en los que no es tan fácil seguir para adelante.


Después de tanto hablar, hablar y hablar no puedo marcharme sin hablar un poco más (jaja). Hoy era un día para felicitar cumpleaños (y hablando con compañeros del trabajo parecía que todo el mundo tenía un cumpleaños que celebrar) así que no puedo dejar la oportunidad para felicitar a la precursora de la iniciativa de los minisueños. ¡Qué mejor manera de cerrar mis minisueños en el blog que mandando un beso y un montón de tirones de orejas a Tania de una niña con pinturas! Desde aquí te deseo un Feliz Cumpleaños!!

Nos vemos a la vuelta!

2 comentarios:

  1. eres increíble!! yo me he quedado por el camino con los minisueños, pero me alegro enormemente de que tú los hayas cumplido y de leer lo que leo en la entrada!! solo te deseo lo mejor, porque te lo mereces y eres genial!! un besito y un abrazo muy muy grande, Loli!! :)

    ResponderEliminar
  2. Taniaaaaaa!! muchas gracias tanto por el comentario como por la iniciativa. De verdad que ha sido muy enriquecedor.
    Mucha mucha suerte en tus minisueños y en los maxisueños!!! Un besoooooo

    ResponderEliminar